miércoles, 11 de abril de 2007

CUSCO A GO GO


LOS ESPECTROS

Escribe: Arturo Vigil

Desde el Cusco, salidos de las ruinas milenarias de Machu Picchu, los fantasmagóricos Espectros llegaron a Lima para alborotar en las matinales.
Los Espectros se dieron a conocer en el año 1967.Lo integraban Julio Garay, Freddy Montesinos y Leoni Pantigoso, quien formó después Los Diabólicos, Mano Roja y El Trébol. Se desconocen los nombres de los demás integrantes y que rumbos tomaron después de la disolución del grupo.
Los Espectros tocaban en los patios de los colegios, como el colegio Ciencias del Cusco, así como en el Estadio Garcilazo de la Vega y, entrando ya a los setenta, en el Kusicancha, cuando recién se inauguraba.
“Los conciertos tenían una mística distinta a la de ahora, no se contaba con la tecnología y en realidad se tocaba muy artesanalmente: batería simple, guitarras, bajo, pequeños amplificadores, con escasos efectos”, declara Leoni Pantigoso, quien recuerda que en el Cusco se realizaron conciertos acústicos, cuyo sonido era mucho más dulce y agradable que los electroacústicos.
En esos eventos los grupos tocaban en pampas peladas luego de cercar el escenario, se empleaban instrumentos de percusión como las congas y baterías pequeñas, y en vez de usar micrófonos, se cantaban con bocinas.
El tema más conocido de Los Espectros en Lima fue el single “Dolor se paga con dolor”; hicieron versiones instrumentales de conocidas canciones del folclor nacional, como “Cuando el indio llora” y “Ollantay”, que fueron incluidas en el único LP que se conoce de este buen conjunto.

NOTA PUBLICADA EN EL FANZINE SOTANO BEAT NUMERO 1 (VERANO DEL 2001)

LA REVISTA AVE ROCK Y EL ROCK SUBTERRANEO


EL ROCK SUBTERRANEO ATAKA LIMA

Recuerdo como si fuera ayer cuando corría el año de 1983 y un compañero de estudios de la Universidad del Pacífico me propuso editar una revista que tratara del rock mundial, que por entonces empezaba a filtrarse en todas las sociedades del mundo, a mi siempre me había interesado informarme sobre los grupos de rock de mi preferencia, pero por entonces lamentablemente en el Perú no existían revistas que trataran el tema y había que recurrir a la argentina PELO y a la alemana POP para estar enterados del acontecer mundial, además desde mis épocas escolares siempre había soñado con tener mi propia revista y en clases no me cansaba de llenar mis cuadernos de bocetos de publicaciones que imaginaba nunca saldrían a la luz, así que no lo pensé dos veces y acepte la propuesta de Alfredo, quien incluso ya había traído un logotipo diseñado en Boston y el cual realmente era impresionante. El siguiente paso fue reunir el dinero para lanzar el número uno de AVEROK, lo cual no me fue muy difícil porque yo siempre trabajé desde que salí del colegio, e incluso tuvimos la suerte de que la empresa inglesa GESTETNER para la cual yo laboraba por entonces, se dedicaba a la venta de máquinas y productos de impresión, y gracias al apoyo de mi supervisor la primera edición de AVEROK vio la luz en sus instalaciones en junio de 1984. Solo fueron mil ejemplares de ese primer número, con un tamaño no menor al clásico A4, pero su carátula a colores con la cantante alemana Nena y su diseño interior de vanguardia hecha por nuestro amigo Ángel Valdez, causo sensación agotándose la edición en todo Lima antes de los 7 días después de ser distribuida, en un hecho sin precedentes. Luego saldrían siete ediciones más durante el año y medio, llegándose a imprimir 5,000 ejemplares distribuidos a nivel nacional a partir del número tres, además como nos habíamos propuesto no sólo informar del rock mundial, sino también de la escena local, a partir del número dos empezamos ha indagar sobre grupos nacionales, porque lo que conocíamos hasta ese momento eran un par de grupos reciclados de los fabulosos 70's, que incluso continuaban cantando en inglés (como PAX) y algunos conjuntos de covers (como Toilet Paper).
Nuestra búsqueda al inicio fue deprimente, prácticamente no existía rock peruano, y los pocos grupos que encontrábamos continuaban cantando en inglés, hasta que por fin nos topamos con dos grupos que cambiarían el curso de la historia, me refiero a Leuzemia y a Delpueblo, el problema era que ambas bandas tocaban esporádicamente y sólo en sus barrios de origen e incluso en muy precarias condiciones, entonces no nos quedo otra solución que organizar nosotros mismos un concierto que los sacara del anonimato y los presentara en sociedad con todas las de la ley. Fue así como concebimos el primer concierto AVEROK, para eso hablamos con mi tía Elsa Morote (Q.E.P.D) dueña de la legendaria Peña miraforina La Palizada, quien gentilmente nos cedió su prestigioso local, luego el siguiente paso fue alquilar los mejores equipos de sonido y luces de entonces y hacer la propaganda respectiva, y fue precisamente Leo Scoria guitarrista de Leuzemia, quien diseño el afiche titulado "El Rock Subterráneo Ataka Lima" que causo impacto, imprimimos mil afiches en serigrafía y llenamos las paredes de todo Lima, luego dividimos el programa en dos días consecutivos; el primero lo realizamos un viernes con Leuzemia, Narcosis (que recién aparecía en escena), Nieve Negra y Benito Lacosta (grupo de Jaime Bedoya), y al día siguiente con la "Opera Posesiva de mi" del grupo Delpueblo, sino me equivoco esto fue a comienzos del año 1985, el resultado fueron llenos totales y el delirio del público asistente, que incluso llamaron la atención de la prensa en general, incluida la televisión y Canal 9 se encargo de hacer conocida esta nueva corriente del rock en la capital con reportajes extensos y sensacionalistas. Así fue como el rock subterráneo salio de su escondite para hacerse conocido por todos los jóvenes limeños, y asimismo la historia del rock peruano iniciaba un nuevo camino que en poco menos de dos años la haría recuperar terreno, y para muchos la convertiría en la más interesante de esta parte del continente con más de cien grupos en acción, luego vendrían mas conciertos organizados por nosotros, como Rockacho y el concurso del No Helden.
La revista Averok se convertiría en la legendaria Esquina, pero esa es historia que les contaré muy pronto en una siguiente oportunidad, gracias al esfuerzo de mi amigo y compañero de Esquina, Arturo Vigil , quien se ha propuesto mantener viva la llama de nuestra querida revista a través del Internet. Saludos.

Franklin Jáuregui Foronda

Phoenix Arizona - Abril del 2007